La redacción SEO invita a experimentar nuevos desafíos creativos
Imagen: la redacción SEO invita a experimentar nuevos desafíos creativos (Foto: Yan de Pexels)

El SEO de Google puede hacerle la vida imposible a un redactor creativo. Lo importante es aprender a utilizarlo en nuestro beneficio.

Entender los algoritmos y las optimizaciones de escritura es más sencillo de lo que parece. El único secreto pasa por ceder en nuestras pretensiones y seguir las reglas del juego. 

A fin de cuentas, de nada sirve crear contenidos fantásticos si no rankean bien en las búsquedas de palabras clave y nadie los lee.

Según un estudio de Catalyst que cita 40deFiebre, el 83% de los clics se los llevan los primeros cuatro resultados que figuran en las búsquedas. Es decir que muy pocos usuarios pasan de la primera página en los resultados de búsqueda

Por lo tanto, cuanto más nos ajustemos a las reglas, mejor puesto ocuparemos en los ranking de búsqueda.

¿Qué significa SEO?

La sigla SEO es el acrónimo del término Search Engine Optimization (u optimización para motores de búsqueda en español). Es decir, las reglas impuestas por Google para lograr un óptimo posicionamiento en las búsquedas orgánicas.

La lógica resulta bastante sencilla: si cumplimos con las condiciones que los algoritmos imponen, seremos premiados con un mejor ranking en las búsquedas por palabras clave o keywords.

¿Qué keywords son útiles?

Cuanto más popular sea una keyword, más complejo será asomar la cabeza entre la multitud. Por lo tanto, utilizar términos genéricos para posicionar nuestro contenido puede ser contraproducente.

La clave en este caso es dar con los términos precisos. No deben ser demasiado genéricos, pero tampoco tan inusuales que no generen tráfico alguno. Ponte en la mente de tu potencial lector: ¿qué palabras crees que buscará o pueden interesarle?

Si puedes responderte eso, el camino será más sencillo de recorrer.

Redacción SEO: claves para hacerle frente 

Una vez comprendido el término SEO y la manera de rankear por keywords, estamos listos para entender cómo hacer frente a la escritura.

1. Ve directo al grano

Lo primero que debemos entender sobre la redacción SEO es que existe para facilitarnos el trabajo. Por más que nos rompamos la cabeza pensando nuevas y complejas maneras de escribir, la rueda ya fue inventada.

El usuario moderno no tiene tiempo para detenerse a leer en detalle. A algunos no les interesa; otros simplemente no pueden porque el vértigo diario los consume. Por eso Google y los demás buscadores exigen ser concisos y claros. Menos es más.

¿Cuál sería entonces el orden lógico de un artículo para blog?

a) Presenta el conflicto 

Contextualiza el problema sobre el cual escribirás. ¿En qué consiste? ¿Por qué es importante? ¿Cómo ayudará tu artículo a quienes lo lean?    

b) Divide por “pastillas”

La lectura debe ser atractiva. Para ello aprende a esquematizarla y subdividirla en pastillas de información. No hagas párrafos muy largos, ve directo al grano.

c) Coherencia, por favor

No existe nada más molesto que leer un artículo cuyo desarrollo lógico no queda claro. El cuidado y la coherencia para desglosar la información es fundamental.

La redacción SEO nos invita a experimentar nuevos desafíos creativos.
Imagen: Planificar el contenido es el primer paso para crear algo excelente (Foto: Kaleidico de Unsplash)

2. Considera los aspectos técnicos 

La principal dificultad pasa por entender lo que los motores de búsqueda esperan de ti. Las siguientes son algunas de las consideraciones a las que deberías prestarle atención:  

  • Frases cortas no mayores a las 20 palabras. 
  • Palabras de transición que den unidad al texto.
  • Hasta un 10% de voz pasiva como máximo.
  • Párrafos cortos de entre cuatro o cinco líneas.
  • Lenguaje sencillo que todos puedan comprender.

Para comenzar, esas cinco serán más que suficiente. Si quieres conocerlas todas, te recomiendo que descargues un plugin que analice tus textos.

Desde Bunker DB,  recomendamos la herramienta Yoast SEO. Su beneficio es que marca en tiempo real el desempeño del contenido a través de un código de colores. Rojo es que necesita mejorar, naranja es que está bien (por no decir regular) y verde es que rankea excelente.

3. Aprende de los que saben

Mira y lee mucho lo que hacen los especialistas en la temática. A fin de cuentas, la observación es una de las mejores maneras de aprender.

No hay nada como leer los resultados orgánicos de quienes rankean y así entender la fórmula que utilizan. Cada uno tiene la suya, pero las reglas esenciales se repiten.

Según el área o rubro en el que se desempeñen, haz búsquedas por palabras clave que te interesen. Presta especial atención a los contenidos que sean orgánicos. El posicionamiento SEM (pago para un mejor ranking) no suele ser la mejor guía.


Si bien al comienzo puede ser un dolor de cabeza, la redacción SEO resulta fascinante una vez que la entiendes. No es fácil automatizar su uso, pero una vez que lo integras a tu manera de escribir, luego fluye naturalmente.

Si sigues estos pasos, te aseguro que notarás la diferencia.

En el futuro estaremos publicando nuevos artículos relacionados con el SEO. ¡Suscríbete a nuestro newsletter para no perderte de nada!

Acerca del Autor

Federico Chans

Licenciado en Comunicación, Communications Assistant en Bunker DB, 28 años y especial gusto por la buena redacción, la escritura, la fotografía y el cine. Amante del fútbol, así como del mundo del social media y las tendencias digitales.

Ver Artículos