Google continúa desarrollando su Privacy Sandbox para garantizar la seguridad de los usuarios
Imagen: Google continúa desarrollando su Privacy Sandbox para garantizar la seguridad de los usuarios

Google dio a conocer más detalles de su Privacy Sandbox, la iniciativa para garantizar la privacidad de sus usuarios. Conoce más aquí.

Los planes de Google para eliminar las cookies de terceros de su navegador continúan adelante. En un reciente comunicado publicado en su blog oficial, la compañía de Mountain View dio más detalles de su proyecto Privacy Sandbox.

El gigante tecnológico detalla la importancia de garantizar la privacidad de los usuarios. Para ello, explica que apelará a la utilización de datos obtenidos a partir de intereses en común, en lugar de identificadores individuales.

En otras palabras, Google garantiza que la personalización de los anuncios obtenida a partir de las cookies dejará de existir. En su lugar, entrará en vigencia la targetización de audiencias con intereses en común.

La privacidad no se discute

Como ya vimos en nuestro webinar “El futuro es privado: ¿cómo está cambiando el uso de los datos?”, la gestión de la información en internet está experimentando un cambio radical.

Hoy los consumidores son más conscientes que nunca del valor de sus datos personales. En consecuencia, exigen garantías para resguardarlos como es debido.

La eliminación de las cookies parte de la necesidad de crear un ecosistema seguro, que se ajuste a las exigencias del público en general. Esa decisión, no obstante, ha caído bastante mal en la industria publicitaria, que suele apelar a dicha herramienta para optimizar la targetización de sus anuncios.

Pese a los reclamos, la gran G sigue adelante sin contemplaciones. “Seguimos creyendo sólidamente que eliminar las cookies es lo correcto para garantizar la privacidad de los usuarios y de la industria en general”, sostuvo Chetna Brinda, Product Manager de la compañía, en declaraciones al Wall Street Journal.

 ¿Qué podemos esperar a futuro?

En esa misma línea, Brinda asegura que Google está trabajando en un sistema capaz de segmentar la publicidad a partir de los hábitos de navegación de los usuarios en general.

Para ello, el gigante tecnológico está utilizando “tecnología de aprendizaje federado de cohortes” o FloC (por sus siglas en inglés). Con ella la idea es “esconder a los usuarios entre la multitud”, generando así audiencias con comportamientos e intereses similares en lugar de definir perfiles personalizados.

A su vez, la información del usuario se mantendrá segura porque será procesada en su propio dispositivo; una medida que mantendrá en privado su historial de navegación.

Con base en las simulaciones que ha llevado a cabo con esta tecnología, Google sostiene que FloC “garantiza al menos el 95% de las conversiones por dólar gastado en comparación con la publicidad basada en cookies”.

Para comprobar su verdadero potencial, la compañía asegura que esta nueva tecnología estará disponible para ser probada a partir de marzo. Si todo marcha bien, la implementarán con los anunciantes en Google Ads desde el segundo trimestre del 2021.

Otras novedades de Google Privacy Sandbox

Así como la tecnología FloC es un insumo clave del Privacy Sandbox de Google, la compañía dio a conocer otras alternativas en paralelo.

FLEDGE

Mejor conocida como First Locally-Executed Decision over Groups Experiment, esta iniciativa pretende ayudar a los marketers a crear audiencias propias sin la necesidad de cookies de terceros.

En este caso hablamos de un servidor de confianza, diseñado específicamente para almacenar información sobre ofertas y campañas publicitarias.

Se presume que estará disponible para ser probada a finales de este año. Será entonces cuando las empresas de tecnología publicitaria podrán utilizar la API con un servidor de su elección.

Agregar información, añadir ruido o limitar la data compartida

Google quiere garantizar la privacidad de los usuarios a la vez que pretende respaldar los requisitos esenciales que demandan los anunciantes.

¿Cómo pretende lograrlo? A través de técnicas que ayudan a anonimizar la información recopilada por los anunciantes. De esta manera, la compañía introduce los conceptos de “agregar información”, “añadir ruido” y “limitar la cantidad de datos que envía el dispositivo” para reducir el trackeo. 

Como resultado, los anunciantes podrán saber si una conversión se concretó o no, pero la API utilizada no será capaz de recopilar mayor información del usuario.

Fraude publicitario

Limitar los datos que se pueden recopilar de los usuarios supone un problema para distinguir el tráfico real de aquel generado por bots. Como solución, Google creó los tokens de confianza, que permiten verificar si el usuario es real o no.

Un token es una secuencia de números y letras que sirve para identificar o validar la identidad de un usuario sin revelar sus datos. Cada uno de ellos cuenta con una firma criptográfica única que previene la posibilidad fraude.

Si bien los tokens de confianza aún se encuentran en fase de desarrollo, la compañía asegura que serán un gran aliado en contra del fraude publicitario.

Gnatcher

Otra problemática que la compañía de Mountain View quiere erradicar son las técnicas ocultas que comparten información de los usuarios y los rastrean de manera silenciosa.

Para ello, Google creó Gnatcher, que ayuda a ocultar la dirección IP del usuario sin que esto afecte la navegación.

Esta propuesta es relativamente reciente, por lo que su desarrollo aún atraviesa las primeras etapas.


El Privacy Sandbox de Google es una clara muestra del papel protagónico que está adquiriendo la privacidad. Ya nada volverá a ser igual, por lo que los planes de contingencia para adaptarse a estos cambios disruptivos deben ponerse en acción cuanto antes.

Los anunciantes deberán reinventarse para mantenerse competitivos. La cuestión es si están dispuestos a hacerlo, aunque en realidad no tengan otra alternativa.

Por lo pronto, el nuevo internet ya está aquí y no espera por nadie.

Acerca del Autor

Federico Chans

Licenciado en Comunicación, Communications Assistant en Bunker DB, 29 años y especial gusto por la buena redacción, la escritura, la fotografía y el cine. Amante del fútbol, así como del mundo del social media y las tendencias digitales.

Ver Artículos