Los FLoCs de Google sustituirán el uso de cookies de terceros en Chrome
Imagen: los FLoCs de Google sustituirán el uso de cookies de terceros en Chrome (Fuente: Mitchell Luo – Unsplash)

¿Cómo funcionarán los FloCs que sustituirán a las cookies de terceros y qué desafíos traerán consigo? Lo analizamos en profundidad aquí.

La pujante necesidad de garantizar privacidad a los usuarios ha supuesto un profundo cambio a nivel de la industria publicitaria. Hasta ahora, el modelo se había centrado en crear publicidad personalizada a partir de las cookies de terceros. Ellas le permitían a los anunciantes seguir la actividad del usuarios a través de la web para conocer mejor sus preferencias.

Sin embargo, con el tiempo estas prácticas fueron puestas en entredichos. En la medida que las personas fueron más conscientes del valor de su información personal, exigieron dinámicas menos invasivas, aunque igual de eficientes. Un reclamo en el que la industria continúa trabajando hasta el día de hoy. 

Los primeros en limitar el alcance de las cookies fueron Safari y Firefox. No obstante, el verdadero revuelo se dio cuando Google anunció que las eliminaría de Chrome. Al ser el navegador con mayor cuota de mercado, su decisión afectó a miles de anunciantes que utilizaban esa lógica para potenciar sus estrategias.

En su lugar, la red social propuso su Privacy Sandbox, un paquete de medidas para reformular el proceso. Con este Google anunció que pretende preservar la identidad de los usuarios, a la vez que permite una personalización en función de “audiencias y sus intereses colectivos”.

FloCs: el siguiente factor de la ecuación

Google está lejos de querer boicotear el mercado publicitario del que es artífice y casi dueño absoluto. Por el contrario, la empresa está buscando una solución que conforme a todas las partes por igual.

Dentro del Privacy Sandbox, la compañía de Mountain View anticipó la llegada de los FloCs (Federated Learning of Cohorts). Esta nueva tecnología pretende brindar datos demográficos de una audiencia sin revelar la información personal de sus usuarios.

De esta manera, los usuarios serán anónimos y no se los podrá rastrear. Formarán parte de un “cohorte” o grupo de individuos con gustos e intereses similares. Mismos insumos que utilizarán los anunciantes para targetizar sus campañas.

¿Cómo funcionan los FloCs? 

La explicación técnica es un poco compleja. A grandes rasgos, Chrome utilizará algoritmos para crear numerosos cohortes. Es decir grupos de personas que comparten ciertas preferencias.

La información de cada usuario será guardada de manera segura y jamás será compartida con nadie. No obstante, el navegador sí tendrá acceso al historial y preferencias para determinar a cuál cohorte se asigna a cada usuario. 

Cuando la persona visite una web específica, Chrome le comunicará a ese sitio el número de cohorte al que este pertenece. Vale destacar que Google no aplicará etiqueta alguna para identificarlos. Será tarea del administrador del sitio descubrir cuáles son los intereses concretos de estos FLoCs.

De igual modo, los anunciantes serán incapaces de descubrir las identidades de los usuarios. Al pertenecer a un grupo compuesto por miles de personas, estos se camuflarán más fácilmente entre los varios filtros de seguridad existentes.

En caso de querer una explicación con detalles más técnicos, puedes leerla aquí.

¿Son los FloCs realmente seguros?

La llegada de los FlocS supone un paso adelante en lo que refiere a privacidad. Hasta ahora, las cookies de terceros recolectaban historiales de navegación y en función de ello los anunciantes creaban perfiles personalizados. Posteriormente estos se compartían con otros agentes del mercado interesados en recolectar información que les fuese útil. 

Con la llegada de esta nueva medida, no obstante, surgen nuevas interrogantes. ¿Son los FloCs realmente seguros? ¿Existe algún riesgo capaz de vulnerarlos?

En primera instancia podemos decir que los cohortes sí serán seguros. Si con ellos solos no fuera suficiente, también hay que recordar que pertenecen al nuevo paquete de medidas del Privacy Sandbox de Google. Es decir que tendrán el respaldo necesario para garantizar los estándares más altos de privacidad.

Sin embargo, todo método es falible y Google tiene claro que será una obligación actualizar constantemente esta nueva dinámica para que no sea vulnerada. Según la compañía, Chrome cambiará los FLoCs asociados con el navegador de los usuarios semanalmente. De ese modo, limitarán al mínimo cualquier posible vulnerabilidad del modelo.

¿Una medida apropiada para la coyuntura?

Con los FloCs todo está aún por verse. Sin dudas la nueva función es mejor que lo que ofrecían las cookies de terceros. También es más práctica que la salida tomada por otros navegadores de directamente bloquearlas; una decisión que invalida el modelo hasta ahora vigente, sin siquiera proporcionar alternativas que conformen a los anunciantes.

En estos días está comenzando la fase de prueba en diversos países. Consciente de la reticencia que los cohortes generarán al comienzo, la compañía permitirá que las partes puedan elegir si desean alimentar la función con nueva información o no.

A pesar de ello, es difícil predecir cómo se desenvolverá la industria con esta nueva tecnología. Desde Google afirman que es el futuro de la industria y los agentes deberán adaptarse a ella. No sería de extrañar que tras los períodos de prueba la compañía lo transforme en el nuevo estándar de la industria.


¿Ya has comenzado a utilizar los FLoCs para crear tus nuevas campañas de anuncios?

Cuéntanos lo que opinas sobre esta nueva función en los comentarios.

Acerca del Autor

Federico Chans

Licenciado en Comunicación, Communications Assistant en Bunker DB, 29 años y especial gusto por la buena redacción, la escritura, la fotografía y el cine. Amante del fútbol, así como del mundo del social media y las tendencias digitales.

Ver Artículos