Las métricas clave marcan el camino a seguir
Imagen: Las métricas son la clave que marca el camino a seguir (Fuente: @stories – Freepik)

Que tu ecommerce sea exitoso no es una tarea sencilla. Por eso te recomendamos cuatro métricas clave que seguro te ayudarán a potenciarlo.

Para triunfar en el mundo del ecommerce, necesitamos interpretar correctamente nuestras métricas clave y lo que ellas nos cuentan. Tomar decisiones en función de los datos es la mejor manera de optimizar estrategias. Si no los tuviéramos en consideración, no sabríamos decir qué funciona, qué no, ni cómo deberíamos proceder para mejorar nuestra performance.

El primer paso para optimizar el rendimiento de nuestro sitio de ecommerce es contar con KPIs bien definidos. Para ello debemos tener claro qué deseamos medir, cómo pensamos hacerlo y qué metas pretendemos alcanzar. Si llegado el caso esto no sucediera, deberíamos ser lo suficientemente hábiles para ajustar sobre la marcha lo que fuera necesario.

Sin embargo, existen numerosas variables que te ayudarán a marcar el camino desde un comienzo. A continuación, te presentamos cuatro métricas clave para potenciar tu ecommerce.

1. Tasa de conversión segmentada

La tasa de conversión es una métrica clara y simple: se trata del porcentaje de los visitantes del sitio que deciden realizar la compra. Se calcula tomando el total de visitas a la web que efectuó un pago dividido por el número de personas total que sólo visitó el sitio.

Si bien la tasa de conversión es una métrica general de éxito, podemos profundizar más este parámetro con las siguientes modificaciones:

  • Conversiones por fuente de tráfico, es decir, de dónde vienen las visitas. Gracias a Facebook, Bing, Google e inclusive Reddit podemos saber el origen de las mismas, enfocándonos en inversiones inteligentes en campañas digitales para captar personas de determinados canales.
  • Conversiones por tipo de dispositivo que se utiliza para acceder a nuestra web. Cada vez más los usuarios de celulares compran desde sus dispositivos portátiles, aumentando la brecha entre computadoras de escritorios. Analizar desde dónde entran para mejorar su experiencia de compra es fundamental para el éxito.
  • Conversiones de nuevos visitantes y visitantes que regresan. Generalmente las conversiones de visitantes que regresan al sitio son mayores, ya que están familiarizados con la plataforma, conocen la marca y están dispuestos a realizar una compra. Sabiendo esto, podemos enfocarnos en invertir en campañas de adquisición y retargeting.
2. Ingresos segmentados

Debemos segmentar nuestros ingresos de la misma forma que segmentamos las conversiones para conocer en profundidad si hay sitios que tienen picos de visitas pero no están vendiendo nada. Existen varias formas de ver las diferentes fuentes de tráfico y si contribuyen a nuestro objetivo comercial, como puede ser el crecimiento orgánico, campañas de e-mail y referrals desde redes sociales o blogs.

Segmentar nuestros ingresos nos brinda un insight sobre cómo las tendencias de gasto cambian dependiendo del origen del tráfico. Con esta información podemos replicar lo que sucede en ciertos canales de éxito, para invertir mejor en tiempo y recursos.

3. Abandono del embudo de conversión

Durante el proceso de compra online, muchos usuarios suelen dejar el proceso antes de efectuar la compra, dejando el producto en la cesta de compra. Generalmente los e-commerces tienen recordatorios que le avisan al usuario que aún no ha completado su transacción, tratando de obtener la venta. 

Sin embargo debemos investigar el embudo para ver donde los clientes abandonan el proceso durante su experiencia de compra, tratando de encontrar alguna falla. Manualmente podemos hacerlo comprobando el flujo de visitantes al sitio, o podemos añadir una conversión de túnel en Google Analytics.

4. Valor promedio del pedido

El AOV (Average Order Value) es la suma del valor de todas las órdenes (de determinado periodo) dividido por el total de órdenes realizados en ese periodo. Por ejemplo, si tenemos un total de ventas de 25.000 dólares en 760 órdenes, el ingreso (25k) dividido por las órdenes (760) equivale a un AOV redondeado de 33 dólares.

Conocer esta cifra es necesaria para entender el valor de los clientes y ayuda a mejorar las estrategias de crecimiento. Según expertos en e-commerce, existen tres formas de hacer crecer el AOV: sumar más clientes, hacer que los clientes repitan compras y aumentar el valor medio de la orden

En conclusión, reunir toda esta información al menos una vez al mes nos permite tener una imagen macro de nuestro negocio online, optimizando nuestras herramientas de campaña con un propósito claro.

Acerca del Autor

Federico Chans

Licenciado en Comunicación, Communications Assistant en Bunker DB, 28 años y especial gusto por la buena redacción, la escritura, la fotografía y el cine. Amante del fútbol, así como del mundo del social media y las tendencias digitales.

Ver Artículos