Ganarse la confianza del usuario es un desafío cada vez más complejo
Imagen: ganarse la confianza del usuario es un desafío cada vez más complejo (Fuente: Andrea Piacquadio – Pexels)

La confianza del usuario es un privilegio que a las marcas cada vez les cuesta más conseguir. Estas tres prácticas te ayudarán a lograrla.

En el mundo del marketing digital, la data es la base de la economía. Los gigantes como Facebook y Google invierten por año millones de dólares para obtener importantres ganancias por esa información.

Sin embargo, las continuas fallas de seguridad, las engañosas políticas de consentimiento y otras amenazas les han significado un sinfín de problemas. A tal punto sucede esto, que la relación que tienen con los usuarios se torna cada vez más escabrosa.

Hoy las personas confían poco en los gigantes tecnológiocos, por ello exigen que sus datos sean protegidos con los estándares más altos. A su vez, la transparencia se ha tornado una exigencia fundamental, al punto que toda la industria trabaja por complacer esa necesidad.

La privacidad, el nuevo diferencial

La confianza entre la marca y el consumidor es crucial para obtener datos de calidad y mantener a flote un negocio. Debido a estas continuas controversias, el público ha comenzado a prestar mayor atención a los fines que las empresas persiguen para utilizar sus datos personales.

La continua omisión de información por parte de los grandes agentes de la industria terminó creando recelo. Por eso hoy los consumidores se lo piensan dos veces antes de facilitar la data que las marcas necesitan.

Esto ha llevado a que diferentes empresas aborden la problemática de una manera mucho más activa. Uno de los casos más sonados es el de Apple y el lanzamiento de su actualización iOS 14, la cual otorga poder total al usuario para saber qué datos comparte y cómo limitarlos.

Otro jugador de alto vuelo que ha tenido que improvisar para mantener la confianza del consumidor es Google. El gigante de internet ya nos ha acostumbrado a presentar nuevas funciones con el fin de garantizar nuesta privacidad. Entre ellas destacan algunas como la eliminación de las cookies, la creación de su privacy sandbox o la garantía de que ya no existirá la opción de rastrear personas a través de Chrome.

El usuario como dueño de la situación

En vistas de los cambios que están modificando radicalmente a la industria, numerosas empresas han optado porque los usuarios tomen el control. Es decir que puedan acceder librementre a toda su información para elegir cuánto de ella desean compartir y cómo desean que sea utilizada.

Tanto en EEUU como en la Unión Europea, hoy existen normativas que amparan esa decisión. Reglamentaciones como la CCPA o la GDPR sostienen que cualquier usuario puede solicitar a las compañías conocer en detalle qué data suya poseen y hasta solicitar la eliminación si así lo deseara.

En vistas del cambio coyuntural, las compañías están invirtiendo como nunca en herramientas de protección de datos. Todo ello con el fin de ganarse la confianza de las personas a partir de un pilar fundamental como la transarencia.

Su meta, en conclusión, es demostrar la seriedad con la que se toman el cuidado de la información. De tal modo, esperan que los involucrados decidan compartir por voluntad propia sus datos personales, a sabiendas de que serán resguardados como corresponde.

¿Qué tener en cuenta para ganarse la confianza?

Hasta ahora hemos visto aquello que están realizando los grandes agentes del mercado. Pero, ¿qué sucede con las marcas y empresas pequeñas? ¿Cómo pueden aquellas empresas sin renombre ganarse la confianza de las personas para que les brinden sus datos?

La clave es cumplir con los tres pilares fundamentales de la relación. Si bien los mencionamos con anterioridad, a continuación los listamos para darles su debido orden.

1. Transparencia ante todo

Como ya mencionamos, estar abiertos a excplicar para que se usará la información es el primer paso para ganarse la confianza.

Eso incluye detalles como qué datos se utilizarán y con qué fin. Las especificaciones serán el primer paso para que el usuario se sienta cómodo y sepa que no se le oculta ningún detalle.

2. Control total para el usuario

El segundo paso es brindarle control total al usuario sobre qué tipo de data quiere compartir.

Cuando se le da la libertad de elección, este suele colaborar de manera proactiva y comparte su información de manera consciente. Lo importante es darle la posibilidad de elegir.

3. Resultados visibles

Lo último es que las personas puedan ver los resultados por compartir esa información personal.

Es decir que la data utilizada se vea regflejada en la creación de contenidos más atinados; mejoras en los servicios proporcionados; ofertas personalizadas y todo aquello que haga ver al usuario que la empresa escucha y atiende sus necesidades.


Si se le garantizan estos valores y se protegen sus datos como corresponde, otendremos su confianza en la marca como la mayor retribución.

Acerca del Autor

Bunker DB

Bunker DB es una empresa de tecnología especializada en ayudar a los departamentos de marketing a ser más eficientes y productivos mediante el procesamiento y análisis de datos con inteligencia artificial.

Ver Artículos