La moda está implementando nuevas tecnologías para desafiar los límites
Imagen: la moda está implementando nuevas tecnologías para desafiar los límites

La moda siempre ha desafiado los límites, pero los usos que le está dando a las nuevas tencologías llevan esa apuesta a un nuevo nivel.

La industria de la moda es, con ventaja, una de las más grandes y exitosas a nivel global. Se calcula que para el 2025 el mercado obtendrá ingresos multimillonarios, que tendrán su origen en el óptimo uso que los agentes están dando a las nuevas tecnologías.

Como ya hemos visto en el pasado, la moda ha sabido reinventarse para integrar la inteligencia artificial y otras innovaciones en su ecosistema. Tal ha sido su receipción, que la adopción está creciendo a un ritmo vertiginoso. Hoy a cualquier marca le cuesta mantenerse competitiva si no integra la tecnología dentro de la ecuación.

¿Cómo y en qué precisamente están ayudando las nuevas tecnologías a la industria de la moda? Lo analizamos en los siguientes puntos.

1. Predicción de tendencias con machine learning

La moda siempre ha sabido crear tendencias incluso antes de que los usuarios supieran lo que querían. Sin embargo, la implementación del machine learning ha resultado clave para entender mejor los gustos de los consumidores.

En el pasado, la recolección de datos era mucho más compleja. Si se deseaba saber qué querían vestir los usuarios, era necesario implementar costosos estudios de mercado, realizar grupos focales y otras dinámicas que permitieran recolectar la información. Paso seguido se la analizaba para jerarquizar y seleccionar lo que era en verdad útil.

Hoy esto ya no sucede así. Con la llegada de herramientas que implementan machine learning , hoy las marcas son capaces de obtener la información directamente de los gustos, intereses y comportamientos de los usuarios. Con ello son capaces de entender mejor las preferencias, la prendas que sí funcionan y qué esperan los consumidores.

De igual modo, la inteligencia artifical ayuda a obtener respuestas inmediatas a las necesidades de los consumidores. Apelando a su uso, las marcas son capaces de impulsar el servicio de atención, brindando así una experiencia satisfactoria. Gracias a toda la data con la que cuenta, la IA es capaz de recomendar las mejores prendas, los talles ideales y todo aquello que los intertesados estén buscando.

2. Modelos digitales que visten las últimas prendas

Otra práctica cada vez más frecuente dentro de la moda tiene que ver con la utilización de “modelos digitales”. Esto hace referencia a personas ficticias creadas por CGI (computer generated imagery) para simular la prueba de las últimas prendas confeccionadas.

Con ellos se evita el uso y desgaste de prendas reales, además del millonario pago a modelos para promocionarlas. Del mismo modo, es la respuesta ideal para que los diseñadores sepan si algo funciona incluso antes siquiera de crearlo. Lo único que necesitan es diseñar la idea, probarla en sus modelos digitales y medir el impacto posterior una vez que los usuarios observan la simulación.

Un claro ejemplo de estas modelos digitales es Shudu Gram, la primera en su clase creada por el artista visual y fotógrafo de modas Cameron-James Wilson. Actualmente su cuenta de Instagram cuenta con 200.000 seguidores y todos pensaban que era real hasta que su creador aclaró que no.

Shudu Gram, la primer "modelo digital" en la industria de la moda
Imagen: así se ve Shudu Gram, la primer “modelo digital” en la industria de la moda (Fuente: @shudu.gram)

3. Es cada vez más común comprar “moda digital

La industria de la moda es también una de las que más contaminan a nivel mundial. Por esa misma razón numerosas marcas están apostando por la tecnología para hacerla más sostenible.

Esto último hace referencia a la apuesta por brindar experiencias más allá de las prendas mismas. Diversas marcas como The Fabrikant están creando experiencias interactivas a través de animaciones y diseños de moda en 3D que se ven chocantemente realistas.

La ventaja con esto radica en la posibilidad de mostrar las ofertas sin que siquiera existan aún en el mundo físico. Una ventaja que ayuda a las compañías a crear vías más ecológicas para difundir sus productos.

En esa medida, también existe hoy la posibilidad de comprar prendas que solo existen en el mundo online. Para ver cómo te quedaría, lo único que debes hacer es subir una foto, pagar por la prenda y paso seguido verás la imagen de ti usándola.

Lo curioso es que nunca verás esa prenda de forma física como para vestirla o tenerla en tu guardaropa. No obstante, será un intangible que tu perfil digital podrá disfrutar cuando lo desees. Dress-X es una de las pioneras en esta arriesgada (y un poco inverosimil) apuesta.

¿Hacia dónde se dirige la industria de la moda?

Sin dudas la irrupción de las nuevas tecnologías ha supuesto un inmenso desafío para todas las industrias. La moda, por su parte, parece estarla aprovechando para desafiar sus propios límites.

No es nuevo que ese mercado apueste fuerte por los cambios disruptivos. A lo largo de su historia se ha ganado esa reputación y el uso que le está dando a las nuevas tecnologías solo lo confirma.

La inteligencia artificial y el machine learning ayudarán a seguir refinando procesos y estrategias. No obstante, la continua autosuperación está llevando a la moda a borrar los límites entre el mundo físico y el digital. Es decir que está estrimulando el predominio de la experiencia por sobre el de la mera utilidad.

Quizá todavía es muy pronto para sacar conclusiones. Lo seguro es que si estas prácticas fructifican, pronto otras industria la imitarán y estaremos hablando del siguiente paso en la integración de la tecnología a la vida de las personas.

¿Estaremos listos para un mundo tecnológicos con límites tan difusos? La industria de la moda parece tener la palabra y será cuestión de tiempo ver si agrada o incomoda.

Acerca del Autor

Federico Chans

Licenciado en Comunicación, Communications Assistant en Bunker DB, 29 años y especial gusto por la buena redacción, la escritura, la fotografía y el cine. Amante del fútbol, así como del mundo del social media y las tendencias digitales.

Ver Artículos