Imagen: Cinco claves importantes para gestionar y mejorar los presupuestos de marketing gracias a la Inteligencia Artificial (Fuente: @dollymonster Flickr)
Imagen: Cinco claves importantes para gestionar y mejorar los presupuestos de marketing gracias a la Inteligencia Artificial (Fuente: @dollymonster Flickr)

La inteligencia artificial aplicada en inversiones digitales se encuentra en pleno esplendor. Usada tanto en atención al cliente, optimización de tareas o procesamiento de datos. La AI es cada vez más crucial para el éxito de las campañas digitales y para tener una buena presencia online.

Según una encuesta realizada por la agencia Weber Shandwick, los marketers del mundo creen que tendrán que competir en inteligencia artificial dentro de los próximos cinco años. Eso significa comenzar hoy.

Por esa razón tenemos cinco claves importantes para gestionar y mejorar los presupuestos gracias a esta tecnología emergente.

1 – Personalizar es fundamental

La AI (inteligencia artificial) es el cimiento primordial de cualquier personalización. La personalización ha demostrado ser una de las claves del éxito en campañas digitales. El motivo es que permite a las marcas mejorar la experiencia del consumidor de formas nuevas y atractivas. Una de las formas en que podemos aplicar la AI para este fin es a través de la segmentación y targeting. Una de las áreas con el segundo mayor potencial de ganancias a cinco años, detrás de la personalización y recomendaciones. Asimismo, el machine learning nos provee de algoritmos en tiempo real y con data valiosa que aumentarán las conversiones si sabemos analizarlas e interpretarlas.

2 – Mejorar la atención al consumidor para que sea rápida y efectiva

Muchas empresas consideran sus servicios al consumidor como islas aparte de la marca. Cuando en realidad forman parte de un sistema que conecta al usuario con la marca. En estos tiempos, los clientes esperan una atención sólida y estable a través de los distintos canales que se ofrecen.

Para poder garantizar esto, se necesitan herramientas de AI que permitan mejorar la atención y que vayan más allá de contestar de forma correcta. Estas herramientas recolectan data —de números telefónicos, emails y redes sociales—, para mejorar los procesos, pulir detalles, llenar vacíos que puedan existir en la logística y resolver las dudas de los usuarios.

En muchas ocasiones las preguntas son respondidas por chatbots, lo que hace que el servicio sea más eficiente. De esta forma, se puede asignar personal a otras tareas.

3 – Aprovechar el sentimiento hacia la marca

Con tantas redes sociales a nuestra disposición, el marketer necesita leer cada mención y comentario para luego usar esa información a favor de las campañas digitales.

El problema radica en que una persona no puede leer miles de comentarios a través de distintas plataformas. El ser humano necesita una ayuda externa y es aquí donde entra la inteligencia artificial.

Existen herramientas que nos permiten recolectar y analizar el sentimiento o percepción que la comunidad tiene de la marca. Es con esta data y asistencia de la inteligencia artificial que podemos mejorar nuestras inversiones digitales en aspectos que puedan estar fallando. Así como también pulir la comunicación para resonar con determinadas audiencias.

4 – Examinar el SEO en la era de la búsqueda por voz

Poco a poco, el fenómeno de la búsqueda por voz, posible gracias a las aplicaciones de AI, que nos brindan diversas empresas como Amazon o Apple, ha cambiado el juego.

Hoy en día un refrigerador puede contar con la tecnología Alexa y, con un simple comando de voz, podemos añadir a nuestra lista digital de compras productos que faltan.

Mientras más dispositivos utilicen este tipo de motor de búsqueda, el SEO está dirigiéndose a otro terreno poco explorado por marketers. Las keywords se están volviendo más conversacionales y menos estáticas.

5 – Obtener información mejorada produce anuncios inteligentes

Machine learning permite a la marca recolectar exponencialmente más información de nuestro entorno en menos tiempo. Por ejemplo, si un chatbot responde una duda de un cliente online, la información obtenida en esa interacción forma parte de un perfil.

Perfiles similares son agrupados en segmentos que alimentan iniciativas de targeting en tiempo real. El resultado es data que ayuda a mejorar nuestras campañas de anuncios de forma inteligente, personalizando detalles y mejorando el engagement para obtener más ventas.


Distintos tipos de servicios ofrecen mejoras y soluciones gracias a la automatización o procesamiento de datos que solo una AI puede brindar. Los presupuestos pueden estar más enfocados en cosas importantes, apuntando al público objetivo con atractivas campañas diseñadas a la perfección para aumentar los ingresos.