La fatiga en la frecuencia publicitaria es un mal común en el mundo del marketing digital
Imagen: La fatiga en la frecuencia publicitaria es un mal común en el mundo del marketing digital (Foto: Josha Earle – Unsplash)

La fatiga de los usuarios ante la frecuencia publicitaria es uno de los mayores problemas para cualquier marca. ¿Cómo puedes evitarla? Aquí te lo contamos.

En la vida existen dichos que pocas personas discuten a la hora de aplicarlos como filosofía de vida. Uno de ellos es el famoso “persevera y triunfarás”, una frase que alude a la insistencia como sinónimo de irremediable éxito. Sin embargo, para quienes formamos parte del mundo del marketing y la publicidad, esta premisa no es precisamente acertada.

Es común encontrarse con personas que creen en la insistencia de un mensaje como la clave para generar recordación. En resumen, cuanto más repiten un anuncio, mayores chances tendrá este de ingresar en el top of mind de las audiencias. La experiencia, sin embargo, lejos está de darles la razón. Por el contrario, suele generar lo opuesto: hastío, fatiga y hasta enojo por ver un mismo contenido hasta en la sopa. 

Frecuencia publicitaria desmedida
Imagen: la frecuencia publicitaria desmedida genera fatiga en los usuarios (Fuente: Xataka Colombia)

Si hay algo que la publicidad necesita para ser exitosa, es saber estar en los lugares y momentos indicados. Esa dinámica es difícil de pulir, pero es la mejor estrategia, si pretendes generar verdadero impacto en tus audiencias. Ser sutil y no agobiar es una manera ideal para generar valor en tus consumidores. Debes darles margen para que sepan que te tienen como opción que pueden elegir. Todo lo contrario a saturarlos con tu presencia al punto que te perciban como una carga.

Frecuencia: una métrica difícil de medir

Según la definición en marketing, la frecuencia es una métrica que mide la cantidad de veces que un anuncio es mostrado a un mismo público durante cierto período de tiempo. El soporte o medio puede ser físico (radio, TV, vía pública) o digital (redes sociales, banners, display).

Esta métrica es probablemente una de las más esenciales para medir el éxito de una campaña. No obstante, también es de las más difíciles de parametrizar. Si es baja, significa que estás llegando a un universo amplio de personas. En principio eso no sería malo, pero en realidad delata una segmentación poco eficaz. Si es alta, el anuncio puede generar fatiga, lo que llevará a que pierda impacto y sea ignorado por el target.

Publicidad en Times Square
Imagen: Times Square, la meca publicitaria del mundo físico (Fuente: Infobae)

Entre ambos polos, este último es el que más daño le causa a tu marca. Que los usuarios pierdan interés en tus anuncios, reduce la tasa de clics. Si eso sucede, habrá también una reducción sustancial de conversiones. Por lo tanto, el modo en que decidas comunicar y la frecuencia con que lo hagas, tendrá repercusión directa en tus resultados.

¿Qué es una frecuencia óptima o equilibrada? ¿Es posible encontrar una repetición ideal en la visualización de anuncios? Todas esas preguntas son difíciles de responder, en especial porque dependen mucho del rubro de la marca en cuestión. También entran en juego valores como los KPI seteados en la estrategia o las características de las audiencias a las que nos dirigimos.

A continuación, te presentamos cinco claves para evitar la fatiga publicitaria provocada por la frecuencia. En especial en el ámbito digital. 

1. Traza los puntos esenciales de tu campaña

Una vez que tengas definidos los KPI que deseas alcanzar con tu campaña, analiza los parámetros de esta. ¿Cuánto tiempo se extenderá? ¿Cuánto impacto deseo generar? Saber esto desde el comienzo te ayudará a trazar una mejor frecuencia con la que se verán los anuncios. No es lo mismo tener una frecuencia de tres anuncios por día, que por semana o por mes. Debes elegir una que creas que no fastidiará a tus audiencias.

Para tener esto más claro, también será necesario conocer la naturaleza de la campaña: ¿es de awareness, performance, etc.? No es lo mismo apostar por el reconocimiento de marca, que lograr una conversión o lead. En la primera, una asiduidad de tres veces por semana está bien. En la segunda, y basándonos en el tono más comercial de los anuncios, esa cifra es discutible tanto para bien como para mal.

2. Elige audiencias nuevas, pero similares

¿Crees que le has sacado el máximo beneficio posible a una audiencia en concreto? Entonces no la sigas bombardeando con los mismos anuncios. Apuesta por un público nuevo, aunque a la vez similar en sus características al anterior. De ese modo, sabrás que comparten intereses y tendrás buena recepción al mostrarles los contenidos. Esta práctica es conocida como la búsqueda de audiencias lookalike para una misma campaña.

Cuando tengas en frente un público nuevo, tendrás que analizar cómo gestionas la frecuencia. Al principio, y solo para ganar notoriedad, puedes proponer una mayor. También deberás analizar a qué tipo de usuarios te diriges. Si son aquellos que por intereses sean más propensos a que les interese tu marca, necesitarás una frecuencia menor. Si son más distantes, la frecuencia debería ser un poco mayor pero sin abrumar.

3. No olvides rotar los anuncios que muestras

Un problema que suele ignorarse es el tipo de anuncios que se le están mostrando a una audiencia. Las piezas pueden ser excelentes, pero al compartir siempre las mismas el público tiende a perder el interés. Si ofreces más de un producto o servicio, haz correr diferentes anuncios para audiencias distintas dentro de una misma campaña.

Cuando hayas agotado las opciones con una audiencia, rota tus contenidos hacia otra y viceversa. Esa táctica te ayudará a evitar la saturación. A su vez, será la instancia perfecta para ejecutar experimentos como el A/B testing y chequear qué tipos de anuncios o campañas tienen mejor recepción.

4. Cambia el formato de tus piezas publicitarias

A la par del punto anterior, también presta atención a los formatos. Quizá no tengas que cambiar de audiencia, producto o servicio para mejorar tu frecuencia. Tal vez lo único que debas hacer es imaginar nuevos formatos para promocionar aquello que estás ofreciendo. Esa dinámica ampliará la vida útil de tu estrategia. 

Es posible que desde el comienzo el formato de un anuncio no haya sido el indicado o que haya perdido vigencia debido al largo tiempo en que se estuvo repitiendo. Para estar seguros, cambia el formato del contenido: en vez de usar una imagen, apuesta por crear un video o un GIF. La variedad de modos en que presentes un producto te ayudará a ser más persuasivo.

5. Varía el arte, la comunicación el CTA

Al mismo tiempo, analiza tus artes, los colores que utilizas, la manera en la que escribes y los call to action que propones. Es probable que el mensaje “compra ya tu mejor opción” sea agresivo y termine molestando. En su lugar puedes proponer un CTA que diga lo mismo pero de un modo diferente: “Sabes lo que necesitas. Nosotros te lo brindamos”. En este caso dices lo mismo, pero lo enfocas desde el lugar del usuario. Le das un rol y un poder de decisión con el que no contaba en la versión anterior.

En paralelo, revisa el tono de tus mensajes para que no sean siempre iguales y varía los artes y sus colores. Otra vez volvemos a la premisa básica: el éxito de un anuncio no solo depende de su calidad, sino de las distintas maneras en que puedas presentarlo. De ser así, la frecuencia será mucho más equitativa entre las piezas y evitarás el desgaste.


No existen fórmulas mágicas para solucionar la fatiga en la frecuencia publicitaria. Tanto en el mundo físico como el online este es un problema recurrente.

No obstante, la ventaja del marketing digital es que puedes medir con mucha más exactitud las métricas y sus variables. Esos insumos que te ayudarán a improvisar y modificar tus campañas en tiempo real para generar los resultados que esperas.

Acerca del Autor

Federico Chans

Licenciado en Comunicación, Communications Assistant en Bunker DB, 28 años y especial gusto por la buena redacción, la escritura, la fotografía y el cine. Amante del fútbol, así como del mundo del social media y las tendencias digitales.

Ver Artículos