¿Quitará Instagram los likes de las publicaciones de forma definitiva?

Instagram
Foto: Instagram está eliminando los likes de sus publicaciones.

Para reducir la competencia por los likes, Instagram los está eliminando y testeará cómo responden los usuarios. ¿La medida será definitiva? Entérate aquí.

Hace tan solo un par de meses, Instagram comenzó a testear la eliminación de likes en sus publicaciones. Una medida que confirmó los rumores surgidos algún tiempo atrás en el inquieto mundo del social media. La primera reacción de los usuarios fue, como era de esperarse, de indignación e incertidumbre ante un cambio tan radical.

La noticia oficial fue dada a conocer en la Facebook F8 Developers Conference, a comienzos de mayo. La medida que pretende cambiar desde la raíz la lógica con la que hoy se conciben la aplicación y su dinámica.

De hecho, experimentar con ello ha sido, cuanto menos, revolucionario para la red social y su lógica interna. Es más que sabido que el mundo del social media rinde culto a las reacciones e interacciones en sus publicaciones. Cuanto más likes, comentarios y compartidos tiene un contenido, más popular es. Por ende, llega a más personas.

La justificación de Instagram

La medida implementada por Instagram ha sido revolucionaria para su proceder habitual. Sobre todo porque es una de las redes que más se aferra de los likes para medir la popularidad de los contenidos.

Esto sin mencionar la cultura de “la foto perfecta”, ampliamente difundida en Instagram para reclutar todos los corazones posibles. Cuanto más acabada, armónica y editada sea la fotografía o el video, mejor recepción tendrá. Llevándolo casi al extremo de contenidos “plásticos” o poco naturales.

Al respecto, la aplicación, propiedad de Facebook desde 2012, comunicó que está implementando dicho cambio para “reducir la competencia” entre usuarios. Además de “quitarles presión”, para que los followers “piensen antes en la calidad de los contenidos que en su popularidad”.

Vale aclarar que los likes no desaparecerán de Instagram. Los usuarios seguirán viendo cuántos de ellos acumulan sus propios posteos, pero no los de los demás. Una práctica que busca fomentar la neutralidad, colocando a todos al mismo nivel en el feed de noticias.

¿En qué instancia se encuentra el proceso?

Instagram comenzó en mayo con el testeo de la nueva medida y únicamente en Canadá, su país de pruebas preferido. En esa línea, hace días un artículo de The Verge publicó que los canadienses se muestran “encantados” con la medida; esencialmente porque ya no están “obsesionados con lo que pensarán los demás” al no existir “contadores de popularidad”.

Este aparente éxito recabado en el país del norte, ha llevado a la app a extender rápidamente su proyecto. Desde ahora, entonces, las pruebas también se implementarán en otros seis países: Australia, Brasil, Japón, Irlanda, Italia y Nueva Zelanda.

De tener éxito en esos mercados, su instauración definitiva a nivel global sería sumamente factible a mediano plazo.

Los influencers ponen el grito en el cielo

Tomar medidas drásticas suele acarrear descontentos y sacrificios considerables en el camino e Instagram no es ajeno a ello. Como era de esperar, los primeros en manifestar su disconformidad fueron los influencers, porque consideran que la medida perjudica su trabajo.

Hasta ahora, los likes han sido la moneda de cambio entre esos populares usuarios y los diversos anunciantes. La dinámica consiste en que los influencers promocionan una marca mediante una publicación. Cuantos más likes obtiene el contenido, mejor remunerado será el profesional que la publicita.

Al ya no ser de dominio público tales cifras, las marcas no podrían contactar por iniciativa propia a los usuarios populares. De ahora en más, dependería de cada uno de ellos saber si vale la pena compartir sus estadísticas. Por lo tanto, lo único que realmente cambiaría sería la lógica del negocio. En resumen, los influencers deberían poner mayor énfasis para captar anunciantes interesados en sus servicios.

A su vez, la supresión de tales “indicadores sociales de popularidad” provocaría que la validación mediática que pudiera tenerse variara sustancialmente. Con esto Instagram pondría en jaque a los falsos influencers. Aquellos usuarios que apelan a la compra-venta de likes y los bots que se hacen pasar por seguidores. Todo ello con el fin de hacer crecer sus comunidades para que los contraten.

Del mismo modo, sin likes la detección de falsos usuarios sería aún más compleja. Salvo que se revisara la lista de seguidores del influencer, ya no habría manera de corroborar si una publicación tiene un alto engagement; y menos fácil sería saber si este último se debe a un elevado índice de usuarios fake. Una dinámica que, en lo previo, perjudicaría sustancialmente la lógica de negocios anunciantes-influencers.

Fomentando la salud mental 

Quitar los likes no es una medida que Instagram haya tomado a la ligera. Es más que sabido el impacto que tienen las redes sociales en nuestra autoestima. Si eres popular en una red, eres reconocido como tal en el mundo físico. Si tu popularidad no es la esperada, te sientes rechazado, como si fueras segregado.

De hecho, la Royal Society for Public Health de Reino Unido presentó un informe al respecto en 2017, detalla Forbes. El fin era ver los efectos que el uso de las redes sociales tenía en la salud mental de los usuarios. Sobre todo en los de las generaciones más jóvenes.

Por un lado, hubo atributos positivos como la posibilidad de autoexpresión y el sentido de pertenencia a una comunidad. Por el otro, lo negativo: la ansiedad, depresión, soledad, mala calidad del sueño y baja autoestima que el entorno genera.

“Con esto esperamos reducir significativamente la presión por obtener likes”, destacó en un comunicado Mia Garlick, directora de políticas de Facebook en Oceanía. “Lo que nos interesa es que los usuarios compartan las cosas que realmente aman”, agregó.

Según ella, la iniciativa ya ha comenzado a correr en Australia y Nueva Zelanda. Dos países elegidos como terrenos de prueba por “el rápido crecimiento y el elevado índice de engagement de sus comunidades”. Su implementación allí, detalló Garlick, les facilitará “conocer si esta medida puede mejorar la experiencia de los usuarios en Instagram”.


Vale aclarar que si esta medida es bien recibida en los nuevos mercados, su implementación mundial tardará poco en llegar. Si bien hasta ahora sigue siendo un secreto a voces, Instagram ha dejado patente su intención de cambiar radicalmente las reglas del juego.

¿Ustedes qué opinan? ¿Creen que eliminar los likes de Instagram mejorará la experiencia de los usuarios en la aplicación?