Meme marketing: la apuesta viral que es tendencia entre las marcas

meme
Foto: Engage Interactive
El meme marketing es una tendencia por la que las marcas apuestan cada vez más. ¿Qué factores debo tener en cuenta para que tenga éxito? Aquí te lo contamos.

Con la llegada de internet, la velocidad a la que nos comunicamos ha evolucionado a pasos agigantados. Hoy todo se puede viralizar rápidamente, incluso a escalas previamente impensadas. Lo que en principio podría parecernos trivial, la web y sus usuarios se encargan de transformarlo en algo trascendental. Esa es la magia (y el peligro) de la interconectividad global que hoy nos define.

Dentro de esa dinámica, existe un fenómeno que hoy vive su auge y apunta a mantenerse así varios años más. Este no es otro que la cultura de los “memes”, esos contenidos multimedia cuyo fin es entretener. El concepto fue introducido en 1976 por el científico y biólogo Richard Dawkins en su libro El gen egoísta. En él, el autor define “meme” como “cualquier elemento cultural compartible, que se propaga como fuego salvaje”.    

Origen de los memes

Su origen se remonta a imágenes donde veíamos divertidos personajes como poker face, forever alone, trollface, okay, entre tantos otros. En sus comienzos, eran utilizados como reacciones ante situaciones cotidianas. En casos posteriores, califican también otros como Bad Luck Brian, Scumbug Steve, Good Guy Greg, Success Kid, Facepalm y más.

meme
Foto: Europapress

Con el paso del tiempo, comenzaron a flexibilizarse, creándose sátiras e imágenes sin sentido sobre hechos diarios. Lo que llevó a lo que es hoy, donde cualquier rostro, situación, personaje, frase, etc. puede convertirse en un meme.     

De hecho, los memes lograron asentarse en el imaginario popular porque contienen referencias culturales y mensajes implícitos comunes a todos. Por ende, es el modo en que los usuarios esquematizamos el mundo, dando a entender conceptos o hechos a través de imágenes cargadas de contenido simbólico.

Por esa misma razón, no contar con información del contexto en que fue realizado un meme nos impide descifrarlo. Eso sucede, sobre todo, cuando refieren a la coyuntura de un país determinado; como cuando hacen chistes o referencias muy específicos y arraigados en la tradición popular de cada continente, país o región.  

El meme marketing

Si bien el origen de los memes no es tan reciente, hace relativamente poco el marketing ha comenzado a utilizarlos en sus estrategias. ¿Con qué fin? Encontrar el modo de conectar emocionalmente con los consumidores y las audiencias, hablando el mismo lenguaje que ellos.  

Los memes han alcanzado un grado de popularidad tal, que según Google Trends son más buscados que la palabra “Jesús”. Todos desean compartirlos, porque con ellos comunican actitudes, sentimientos y situaciones. Por eso no es de extrañar que las marcas deseen formar parte de la fiesta.

meme
Foto: El meme “Good Guy Greg”

Acorde con Forbes, los millennials pasan conectados más de 200 minutos al día. De ellos, gran parte la destinan a entretenerse, por lo que es de esperar que compartan esa clase de contenidos. Por ende, crear memes propios aprovechando las tendencias es para las marcas más un deber que una necesidad.

El “código meme”

En general la vida útil de un meme es corta. Primero es creado y con el paso del tiempo (que puede ser mayor o menor) se viraliza. Acto seguido, comienza a ser comentado y compartido en diferentes instancias o situaciones, para finalmente ser olvidado a las semanas. Por eso es necesario que las marcas estén atentas a los más exitosos y sepan adaptarlos a sus necesidades.

Aplicado correctamente, el marketing de memes puede llegar a ser altamente exitoso para cualquiera. Con este, se comparten contenidos popularmente aceptados por las redes sociales, además de proveer valor más allá del mero entretenimiento. Las personas se ríen con los memes, a la vez que reciben una referencia sutil de mi marca.    

Por otra parte, crear contenidos en “clave meme” vuelve los mensajes mucho más compartibles para los usuarios. Una dinámica que repercutirá positivamente en mi estrategia, aumentando mi tráfico orgánico a niveles insospechados. Niveles que los ads, por su rigidez e invasividad, difícilmente puedan lograr.  

¿Meme existente o propio?

La estrategia que se destine en torno a un meme es probablemente el gran factor para garantizar su éxito. No es lo mismo destinar los esfuerzos de marketing a un meme ya existente que uno creado por mi marca. El primero consiste en identificar correctamente su contenido y sus usos convencionales; el segundo conlleva un trabajo más a fondo, utilizando casos de éxito como ejemplo y sopesando en qué instancias utilizarlo.   

meme
Foto: ISDI.education
A) Meme existente

Para saber cómo utilizar un meme ya existente, las marcas deben prestar especial atención a los trending topic; además de ser críticas y asegurarse que el contenido de hecho sea original, divertido y sobre todo sencillo de entender. Tres factores que todo usuario considera indispensables para medir el éxito.    

Cuando todo eso está verificado, debo estar atento a la evolución que la connotación del meme pueda tener. La dinámica de internet provoca que algunos memes sean exitosos y con el tiempo pasen a tener una visión negativa. Así sucedió con el de Pepe la Rana, que fue declarado símbolo de odio en EEUU. Por tanto, las marcas tiene que estar atentas para que su imagen no sea relacionadas con contenidos éticamente reprobables.

B) Meme propio

Si, por el contrario, no deseas utilizar uno ya existente, crea uno propio. El trabajo será más arduo, porque conllevará mayor planificación y no tendrás la certeza de cómo lo recibirá tu audiencia. Aunque si el efecto resulta positivo, tendrás un contenido original, que contribuirá con tu visibilidad, tráfico y engagement.  

Así lo hizo Heinz cuando quiso incrementar su brand awareness (conciencia de marca) y engagement en social media. Para hacerlo, trabajó en conjunto con memes.com e implementó una campaña de meme marketing para alcanzar el millón de impresiones. Para ello pusieron sobre la mesa el debate de si el tomate es una fruta o un vegetal. El meme generó intercambio y discusión entre los usuarios, alcanzando más de cuatro millones de impresiones. Un resultado que cuadruplicó el objetivo inicial.

Tipos de meme

Existen, sobre todo, dos tipos fundamentales de memes dependiendo de la sencillez y la rapidez con la que puede ser producido.

Viral e inmediato

Mejor conocido como memejacking, se refiere al meme que utilizo para mis campañas aprovechado que es tendencia en el momento. La idea es utilizar aquellos que encajen con nuestra imagen de marca y nos proporcione alguna clase de beneficio. Es de fácil consumo, amigable y dirigible con las audiencias.   

Normas para el meme marketing

A la hora de elaborar un meme, existen ciertas normas necesarias para producirlos y sacarles el máximo provecho.

1. Sé un nativo digital

Los nativos digitales (nacidos dentro de la era digital) escriben y comparten memes con la jerga y el dinamismo de hoy en día. No contar con uno de ellos e intentar imitarlos es una falencia que los usuarios notarán en segundos. No intentes sobrecompensar, porque quedarás en evidencia y eso afectará negativamente a tu marca.     

2. Enfócate en lo importante

Es obvio que no todo el mundo entenderá tu meme. Por el contrario, serán tan solo algunos los que lo logren. Aquí entran en juego razones generacionales, de códigos, tópicos tratados, etc. No te esfuerces por crear un contenido que todos comprendan. Conoce a tu público objetivo y presta especial atención a sus intereses.  

3. Chequea los tiempos

Algunos memes han existido por largo tiempo, mientras que otros tienen una vida útil efímera. Si reutilizas uno existente, comprueba que aún sea tendencia. En caso de uno creado por ti mismo, corrobora que la coyuntura sea adecuada para publicarlo. De lo contrario, tu marca transmitirá una imagen desactualizada.

4. Úsalos con criterio

Los memes no solo son útiles para entretener niños o empleados aburridos. Bien implementados pueden ser un pilar sólido en mi estrategia de marketing. Son un recurso útil para lograr la empatía de los consumidores de un modo mucho más natural. Con ellos aumentaré el alcance de mi marca, además de su popularidad.     


El meme marketing es una tendencia que cada vez más marcas implementan. El fin es llegar al usuario  de un modo más natural, sin ser invasivo. Dominar esta práctica ayuda a las marcas a verse más frescas, naturales, modernas y dinámicas. Una imagen que, con seguridad, los consumidores tendrán presente en su top of mind.  

Y tú, ¿ya estás utilizando memes en tu estrategia de marketing?