A comienzos de julio de 2018 Alibaba abrió una tienda efímera en Hong Kong. Allí ofreció recomendaciones personalizadas a partir de los datos e inteligencia artificial.
Alibaba

Foto: egyptinnovate

Alibaba lo hizo de nuevo. El gigante chino del ecommerce demuestra una vez más que la creatividad es capaz de derribar barreras. Incluso aquellas que separan el mundo del brick (compra física) con el del click (compra digital). Una tendencia reflejada en la última tienda efímera (o pop-up store) que abrió en Hong Kong a principios del mes de julio.

Rompiendo con el brick-click

En ella, y mediante recomendaciones personalizadas hechas por inteligencia artificial, los clientes fueron capaces de comprar prendas de ropa; misma que utilizaba datos recabados de sus plataformas Taobao y Tmall para llevar a cabo el asesoramiento.

Los clientes compraban a partir de recomendaciones de cómo combinar artículos según sus gustos, su historial de compras y las últimas tendencias del mercado. Esos datos eran acompañados por IA, que incluía imágenes de más de 500.000 outfits distintos. Outfilts que eran configurados previamente por los equipos de las plataformas pertenecientes a Alibaba Group.

Zhuoran Zhuang, vicepresidente de Alibaba, ha destacado el valor que proporciona este nuevo modo de comercializar. Al respecto sostuvo: “La IA y los datos sirven para estimular la imaginación de los consumidores. A su vez, brindan nuevas ideas a marcas y retailers y los hace repensar sus modelos de negocios y ventas. Aún quedan muchas oportunidades de negocios por descubrir”.

La innovación en los detalles

Cada prenda que había en la tienda estaba equipada con chips que contaban con sensores de Bluetooth y tecnología Rfid; es decir, dispositivos que se sincronizan con los espejos inteligentes del establecimiento, los cuales proyectan la descripción del producto.

A su vez, cuando una persona deseaba probarse una prenda, la seleccionaba en el espejo y esto era notificado a los empleados. Por lo tanto, ya la tenían lista en zona de probadores cuando el cliente llegaba.

Acto seguido, la compra realizada en la pop-up store era cargada automáticamente en las cuentas que el usuario tuviera en Tmall o Taobao. Una dinámica sencilla y que optimiza el tiempo destinado al proceso de compra de modo exponencial.

Alibaba, rey en innovación

Sin embargo, esta revolucionaria manera de vender no es precisamente “novedosa” en Alibaba Group. En noviembre del 2017, AliExpress (el servicio de retail online del gigante chino, conformado por pequeños negocios) implementó su primera tienda efímera en Madrid. Una estrategia que sigue el camino trazado por Alibaba de borrar los límites entre el mundo online y offline.

“Ya no podemos separar el comercio offline del comercio online”, afirmó entonces Daniel Zhang, consejero delegado del gigante asiático. “Las personas utilizan sus teléfonos mientras están dentro de las tiendas. Por lo tanto, debemos encontrar la manera más apropiada de adaptar esa conectividad a nuestra estrategia comercial”, agregó.

Alibaba

Foto: wsj

Por ende, la utilización de datos de clientes, obtenidos mediante los canales digitales, resulta necesaria para implementar estrategias exitosas en el mundo físico. Si a eso se le suma la IA para proyectar posibilidades, el éxito es casi seguro. El mundo del brick y el click deberían volverse uno. Si eso sucede, se retroalimentarán continuamente.

Para ilustrar esto, alcanza con ver que Alibaba finalizó su último año fiscal con ventas por 250.266 millones de yuanes; es decir 32.892 millones de euros. Números que solo reafirman el beneficio de buscar la fusión entre los mercados físicos y digitales. 

Acerca del Autor

Federico Chans

Licenciado en Comunicación, Communications Assistant en Bunker DB, 28 años y especial gusto por la buena redacción, la escritura, la fotografía y el cine. Amante del fútbol, así como del mundo del social media y las tendencias digitales.

Ver Artículos